¿Fans obsesionadas? No, chicas felices. 

“Fans obsesionadas”

Eso es lo que escuchamos apenas alguien ve a alguna chica adolescente escuchar, ver o admirar a algún artista que le gusta. 

Lamentablemente, en esta sociedad, cualquier cosa que una chica adolescente encuentre bonito o entretenido, es rebajada de tal manera a hacerla sentir mal. 

Este artículo fue inspirado en una conversación en mi mesa de ESS (Environmental Systems and Societies), en la que una de mis compañeras, quién es fan de One Direction, mencionó que “hay personas a las que simplemente les gusta tirarle hate a lo popular.” Dicho comentario me hizo pensar. Llegué a la conclusión de que es cierto. Cualquier cosa que una chica adolescente encuentre divertida y sea popular, automáticamente es rebajado. 

Esto es ridículo. Una comparación que encuentro es el fútbol. Millones de fans del fútbol son vistos en el mundo. Van a partidos, compran camisetas, cantan canciones, se juntan para ver partidos o incluso viajan con la finalidad de ver un partido. Esto no está mal, sin embargo, son estas mismas personas las que critican a chicas que les gustan artistas populares. Ir a un concierto es cómo ir a un partido, comprar camisetas de la selección es como comprar merch, ir a ver los partidos en grupo es cómo ver videos o películas de un artista. No hay mucha diferencia. La única diferencia es que el fútbol es considerado algo masculino y es por eso que es visto como algo “chevere” o “divertido”, mientras que ser fan de artistas es visto como algo feminino. 

Cabe aclarar que los hombres pueden ser rebajados socialmente al igual que las mujeres. No obstante, las chicas son completamente rebajadas por cualquier cosa que les guste. 

Hace poco vi a una chica hablar de esto en YouTube. Comentaba que ser fan de Taylor Swift había hecho que su vida cambiará. Ella se sentía feliz, pero los comentarios negativos no paraban de llegar. Sus familiares la criticaban por ser una “fan obsesionada” o una “adolescente loca”. Ella usó una comparación a los videojuegos, los cuales son vistos como algo masculino. Jugar videojuegos es automáticamente aceptado por la sociedad, mientras que ser fan de Taylor Swift no. 

Yo cometí el error de juzgar y lo acepto. Acepto ese pasado oscuro en el que juzgaba a personas por tan solo sus gustos. Ahora miro hacia atrás y, sinceramente, me doy asco. Por eso vengo con la finalidad de hacer entender a más personas que no está mal que te gusten artistas populares; son tus gustos y cada uno es libre de tener los suyos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s