Dress Code – La lucha constante por entender el porque

Yo sé que varias de ustedes se preguntan ¿por qué existe el dress code?

Mi respuesta: porque no enseñaron a los hombres a respetar. 

A veces ponen la excusa de que es para “que nos vistamos formales”. Que tienes que ponerte algo “apropiado” o sino te gritan. Pero ¿qué significa que algo sea “apropiado”? No te pongas algo muy escotado porque estás pidiendo que te miren. No te pongas shorts muy cortos porque tus piernas distraen. No te pongas tops con tiritas porque tus hombros son atractivos. ¿Crop tops? Pareces prostituta. 

Desde chiquititas nos han enseñado que los hombres no tienen ningún control sobre lo que ven, y que si usas cierta ropa, estás “provocándolos”.

Obviamente, existen reglas en ocasiones especiales. Por ejemplo en un matrimonio es evidentemente que tienes que ir con un atuendo elegante, a veces incluso estos atuendos pueden ser “provocativos”. Ya sean vestidos escotados, cortos, pegados, etc, eso no los hace menos elegantes, no los hace menos formales o vulgares. Son aptos para la ocasión, pero, de nuevo, los hombres no se pueden controlar.

Pintan a la mujer como un objeto sexual, que lo único que hace es provocar al hombre al “pedir” que actúe de manera sexual hacia nosotras debido a nuestros atuendos. Cuando algún hombre nos acosa sexualmente es porque “boys will be boys”. O nos preguntan qué teníamos puesto, dónde estábamos en ese momento, como si fuera nuestra culpa. Obviamente no lo es.

Nosotras estudiamos en un colegio donde las estudiantes somos mujeres. Es inevitable que tengamos profesores hombres y entiendo el conflicto entre la formalidad e la informalidad, pero, al final del día, se puede decir que estos términos son un constructo social. Estas reglas estrictas nos privan de estar cómodas, ya sea física o mentalmente. Los ambientes también son partes importantes de nuestra comodidad, y, al usar, por ejemplo, un tube top en un cuarto en el que estás tú con diez hombres, obviamente vas a sentirte incómoda. 

“Ay, pero ¿por qué generalizas? No son todos los hombres.” En ningún momento dije que lo fueran, pero lamentablemente son suficientes para hacer sentir incómodas a todas las mujeres. Sí, dije todas las mujeres. Si alguna me dijera que nunca se ha sentido incómoda en un cuarto lleno de hombres que no conoce, no le creería.

Hay que educar a los hombres que las mujeres no son sus objetos. Que no pueden hacernos lo que les dé la gana si no les damos nuestro consentimiento. Hay que enseñarles el respeto. Que tocarnos sin que les demos autorización es una falta de éste. Y a las mujeres hay que enseñarles que no es su culpa. Que si alguien les hace algo que no querían, que no tengan miedo a hablarlo y que no fue por la ropa que utilizaban.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s