Querido joven de 25 años…

Unas palabras didácticas escritas hace un tiempo pero que pueden ser leídas hoy.

Lima, noche del 15 de noviembre del 2020

Querido joven de 25 años: 

No debiste ser asesinado. No te miraron. Pudiste ser su hermano. 

Diste cara por los que permanecieron en casa, e hiciste que los rasguños en las ollas sostuvieran las marchas. 

Hiciste que la comida esperada de las 12am valga cada hora que llevó a tu muerte. Inocente.  Yo no sé quien eres pero sé que fuiste valiente, hermano. No moriste en vano. Porque barriste las calles con reclamos a los sinvergüenzas, asesinos con la cabeza en la billetera. Ahora mismo escucho los cacerolazos. Con ritmo y dolor, en honor a tu voz.

 Ahora mismo me he enterado, mientras escribo, que otro hermano no fue capaz de desviar otros perdigones desalmados. 

Dejemos el cielo en paz y que solo la tierra sufra de la barbarie causada por la policía, a quien respeto se le debía. ¿Al enemigo se le perdona?¿Al enemigo se le ataca? ¡Qué hacer! Pero la violencia hay que evitar tener. 

Aunque el destino de las autoridades solo puede terminar en unas prontas elecciones generales para expulsarlos, asesinos, déjame decirte que tu destino no fue en vano. Tú bastaste para darle un giro al destino de millones de peruanos. 

Hoy tus 25 años fueron arrebatados, y mañana ellos serán multiplicados para darle al niño, a la señora, al enfermo peruano que lloró por ti hoy, justicia eterna. El país se construye sobre valores desde ahora, y si se piensa que dejarlo a los jóvenes es la solución, ¿por qué te asesinaron? 

El Perú 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s