Dudas de nuestro amor divino

Figura ardiente, 

rosa del campo eterno:

dame vida una única vez.

Llama donde me hallaré. 

O descansa en silencio

porque mucho has batallado, aunque tu

corazón de fuego, espinoso y eterno

Permanece intacto. 

Todos dudan de ti, mi amiga, 

Parece que soy la única que te ve,

Te siente, 

Te imagina. 

Baje la mirada el quien de sus ilusiones no halle nada. 

Altísimo, en el cielo no descansa.

Porque arrima nubes como cortinas, y usa vientos como trompetas

para como una diva desfilar por el estrecho celeste-al.

Y descenderá para frotar su rosa aguda sangrante. Y despertarás.

Bastan mil rosas para ganarte a una amiga, pero

yo te daría una hasta la eternidad;

 y en tus pies reposarían,

Luz mía, 

Si siempre a mi lado estás.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s