Se quema el Corán en Suecia ¿Qué resta del respeto?

La crisis de refugiados no cesa de revelar las flaquezas humanas.

Como persona que vive al otro lado del Atlántico y en una latitud negativa respecto al Ecuador, miraba a Suecia, un país nórdico, como un ejemplo a seguir. En mi perspectiva, era un país modelo. Leyes progresistas que promulgan la libre expresión, tasas mínimas de pobreza, educación ejemplar, y una etnia que no es vista como una amenaza para el resto del mundo. Se crea una imagen ciertamente creíble que es tan frío en verano como en nuestro invierno. Al mismo tiempo, se puede llegar a pensar que como personas que tienen que lidiar con nieve constantemente, pueden llegar a desarrollar un sexto sentido que escaseamos en el hemisferio sur: un sentimiento de ayuda para atravesar adversidades de la naturaleza. Aunque la nieve no es mi constante en un invierno gris penetrante, sí es la de ellos. Sorprendentemente, otra constante para los escandinavos son las manifestaciones de supremacistas blancos que crecen y crecen. A ellos se le suman los islamofobicos, que alimentan una xenofobia aterradora para el mundo moderno. 

Cuando un país como Suecia recibe a refugiados e inmigrantes, está abriendo sus puertas a los que tienen necesidad de tener un hogar, por lo menos de manera temporal. Es curioso que un país como Suecia, con disposición gubernamental para recibir a las olas de refugiados actuales iniciadas en el 2011 tras el comienzo del conflicto armado en Siria, está siendo debilitado por la previamente dicha crisis humanitaria que atendió con brazos abiertos. 

Hoy, con alrededor de 180,000 inmigrantes registrados en tierra sueca, Siria encabeza a los demás países constituyentes de la nacionalidad de sus inmigrantes. Si este número no es grande, basta con decir que Suecia es el país con el  mayor número de asilos per cápita en Europa. Refugiados de Iraq y Afganistán se suman a la lista.

 Se deja una guerra para vivir otra. La cruel realidad que se vive se vocifera a través de la decepción de uno de los inmigrantes sirios, quien le dice a Euronews: “Hemos dejado nuestro país para venir… al país de los derechos humanos, los derechos de las mujeres, derechos de los niños.” ¿A dónde fue a parar el país ejemplar?  Se dejó un país con conflicto armado para someterse a uno de los países con alto reconocimiento como Estado de bienestar social que igualmente presenta una búsqueda laboriosa para encontrar vivienda y trabajo. Los que una vez utilizaron títulos de un nivel de educación superior para conseguir empleo en su país de origen, no encontraron sustento en ellos para tener una mejor suerte en Suecia, ya que esos títulos extranjeros no fueron válidos para los refugiados. Sin embargo, lo que ahora enfrentan los musulmanes en diversos países Europeos incluyendo países nórdicos tales como Noruega y Suecia, penetra algo no material como una vivienda, más bien sus derechos. 

Protestas anti-islámicas en Malmo Suecia el pasado 28 de Agosto, 2020. Los Angeles Times, Associated Press

El viernes 28 de Agosto, 300 anti-islamistas en la ciudad de Malmo, Suecia, manifestaron su desaprobación a la imigración de musulmanes al país. Como símbolo de su descontento, siguieron una cadena de protestas con el mismo motivo que se dio en Oslo una semana atrás, pero a comparación de Oslo donde páginas del Corán fueron arrancadas, en Malmo fueron quemadas, con una cobertura de tocino. Se sabe que el grupo anti-islamista, SIAN, es conciente que el respeto de ellos hacia los musulmanes es inexistente, como también lo sabe el gobierno sueco, quien prohibió al líder del partido anti-migratorio Hard Line de Dinamarca, Rasmus Paludan, asistir a la protesta por motivo de estar prohibido de entrar a Suecia por dos años. Mientras tanto, unos 30 civiles que propagaron la violencia en Oslo fueron arrestados. 

En Siria también nieva. La temperatura más baja en el invierno alcanza los 4°C aproximadamente. En la misma estación, la temperatura más alta en el invierno sueco es de 2°C. En cuanto a las temperaturas abismales de Suecia, la gran mayoría de la población reside en un hogar con las medidas necesarias para enfrentar a tan terrorífico frío. Pero, bajo la amenaza de bombas terroristas, de bombas del gobierno ruso, y de bombas del mismo gobierno de Bashar al-Assad, a las mujeres, niños, y hombres sirios, se les dificulta luchar día a día contra la impetuosa naturaleza del hombre sumada con la naturaleza climática. Según la ONU, 17,000 personas desplazadas de sus hogares destruidos viven al aire libre sin refugio alguno. Para ellos, la nieve adquiere un significado más profundo que la esperanza; la nieve es la certeza de que su vida no es por el momento cálida, aunque se encuentren bajo un techo de fuego enemigo. Es desgarrador tener que mirar frente a una pantalla el padecimiento  de una nación, que está enfrentando a un tercer enemigo si se incluye a la soberbia que caracteriza a los que en su corazón falta benignidad. Escribiendo desde lejos uno se da cuenta que lo que parece lejano puede estar acompañado de incertidumbre en las palabras y de suposiciones simultáneamente, pero si algo es cierto entre estos sucesos es que con el respeto humano no se juega. 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53991743

https://www.dw.com/en/malmo-violence-erupts-after-anti-muslim-activity/a-54748905

https://www.dw.com/en/norway-islam-clashes/a-54756338

https://datosmacro.expansion.com/demografia/migracion/inmigracion/suecia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s