¿Dónde están los terroristas?

En las penumbras de los árboles, a la vista de cualquier soldado que se arme de estrategia para atacar, se esconde el terror de las comunidades de la selva peruana. Una época sombría de la historia nacional sigue activa no solo en el recuerdo de las generaciones del siglo XX, sino también en una encarnación no menos desvalorada. 

Luego de la encarcelación del líder del grupo terrorista peruano “Sendero Luminoso” en 1992 y el acuerdo de paz con el gobierno, las actividades violentas del partido revolucionario maoista-leninista-marxista ha disminuido enormemente, a excepción del evidente fracaso del resguardo de paz en el VRAEM, el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro. La denominada región ocupa las periferias de la intersección de los departamentos de Cusco, Junín, Apurímac, Huancavelica, y Ayacucho. Una zona agreste, ocupada por selva, y montes sin duda es el escondite perfecto para criminales salvajes. De acuerdo con los personajes de esta historia, un lugar tan accidentado, es propicia para una actividad accidentalmente fértil, ya que el VRAEM es una zona en la cual los cultivos de la coca se desempeñan enormemente, haciendo un hecho que el 70% de la producción nacional actual proviene de dicha región. 

Lo que sucede entre las hojas y el suelo que encubren las posibles tres divisiones de militantes y sus esclavos no es más que una conocida realidad bloqueada de los oídos de la nación. La CVR, la Comisión de la Verdad y Reconciliación instalada por el ex-presidente Alejandro Toledo, junto con agentes de las Naciones Unidas, han concluido que en los campos de internamiento de los sobrevivientes del grupo terrorista Sendero Luminoso, se rige el trabajo forzado que se podría llamar “esclavitud”. Desde los años 80, cuando el líder terrorista ya preso, Abimael Guzmán,  junto a sus aliados, armaron estos campos, se trató de recrear los modelos de campos comunistas (que siguen existiendo en la China con algunas variaciones a los tradicionales de Mao) tales como los laogai, para re-educar y producir, en el caso del Perú, cultivos para el propio sustento alimenticio del campamento y otros para la industria de la coca. 

Testigos de primera mano, ex cautivos liberados por los grupos de rescate del ejército peruano, han confirmado las atrocidades cometidas en el lugar. Hombres, ancianos, niños y mujeres están siendo capturados. Los niños están siendo llevados directamente a campos de producción donde ayudan en la agricultura de yuca, maíz, maní, plátano y arroz principalmente, y reciben clases de entrenamiento militar y la ideología maoista. Por otro lado, las mujeres aparte de ayudar a los niños en las actividades agrícolas, están siendo utilizadas para la procreación de futuros adoctrinados. 

‘Rescate 2015’ – Fiscalía de la Nación.

Renán fue capturado y llevado al monte siendo niño. Él recuerda cuando  “un grupo de senderistas llegaron con fusiles y machetes en mano. Nos sacaron de nuestras chozas, eran los hermanos Quispe Palomino, los camaradas José y Raúl”. Ya rescatado puede seguir discerniendo el bando criminal terrorista del bando militar que cumple con el deber de proteger al pueblo del malhechor, del violador, y del manipulador. Por otro lado Ana, una mujer rescatada, perteneciente a una comunidad Asháninka no recordaba el mundo exterior en sus días finales en el campamento de la misma forma a como lo había dejado ir años atrás. Al estar asociada con terroristas, ella tenía temor de que las fuerzas armadas, al saber que estuvo junto a criminales, fueran como les habían contado: torturadores y asesinos. Con el temor entre los nervios del pie, Ana comenta que “Cuando escuchábamos helicópteros (de los militares), corríamos, nos metíamos al monte”. Inculcar en la mente una situación de terror al héroe es una de las formas más efectivas de ocultar al verdadero villano. 

¿Por qué una facción de Sendero Luminoso sigue activa? La respuesta demuestra las ventajas que lleva el grupo terrorista debido a su situación geográfica y a la misma vez, la incompetencia del Estado peruano frente a los criminales. 

En primer lugar, la subversión del partido comunista peruano, el cual ha sido rechazado por el gobierno tras la tregua de paz con el propósito de frenar masacres, vive bajo la amenaza de ser derrotado completamente (más que nuevamente) por el Estado. Por lo tanto, razones de supervivencia llevaron al grupo terrorista a situar sus campos totalitarios movilizables en locaciones aisladas de pueblos desarrollados, pero no de las comunidades nativas que viven en un margen de pobreza  extrema (la cual es la situación de 58% de la población del VRAEM) y se encuentran propicias a las amenazas de los criminales. 

Además, el enemigo de Sendero Luminoso, opera con una cautela y una reputación que puede costar la vida de cientos de capturados a corto plazo. Desde 1999 disminuyó el poder del ejército frente al nuevo mando de Los hermanos Quispe Palomino, cuyas alianzas con narcotraficantes incrementaron su poder militar, dificultando así, planes de ataque y rescate. 

Pero es formidable destacar las operaciones de rescate laboriosas y exitosas realizadas por el Ejército peruano. Un ejemplo de estas operaciones del monte, que los rehenes describen con espanto, es “Rencuentro 2015”, en el cual 120 soldados pudieron rescatar a  26 menores de 1-14 años y 13 adultos de las manos de Sendero Luminoso. Los salvados, que viven con una libertad regida por el terror, han podido narrar su historia; una historia desgarradora que cientos de cautivos siguen escribiendo con sangre fría entre pluma. 

La historia del monte macabro marca el límite del infierno más que el de los cielos; mirar hacia arriba se ha convertido en el castigo para quien el suelo era un enemigo desganado. Ahora, cada vez que el peruano alza la mirada y ve a un helicóptero pasar por la cima del monte, duda en saber si es amigo o enemigo, porque ha sobrepasado el límite trazado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s