Errores y reflexiones

Todos nos hemos equivocado al menos una vez en nuestras vidas. Sea algo tan simple como confundir un ingrediente al seguir una receta o diciendo algo no deberíamos haber dicho. Sentimos culpa cuando nos damos cuenta de lo que hicimos, y nos sentimos mal cuando nos percatamos que hemos herido a otras personas cuando no tuvimos esa intención. Este sentimiento de culpa nos persigue y nos hace preguntarnos cosas como: “¿Por qué dije eso? ¿Por qué soy así?” y nos torturamos con la duda del porqué. Esto pasa ya que percibimos la manera en la que hemos actuado como inusual, lo que hace que nos cuestionemos y de esta manera asociamos el error con un aspecto negativo de nosotros mismos. Sin embargo, esto no debería ser así, por eso busco cambiar la manera en la que uno ve sus errores cometidos y futuros.

En primer lugar: somos humanos. Por más de que esto suene como un cliché, al fin y al cabo lo somos. Nadie nace este mundo sabiendo. Al crecer, uno aprende por la educación que nos brindan aquellos a nuestro alrededor, pero también aprendemos de nuestros errores cometidos. Si uno no se equivocara y no cometiera errores, no nos desarrollaríamos ni creceríamos, algo completamente absurdo ya que uno de los propósitos de la vida es llenarnos de experiencias buenas y malas. Entre esas experiencias están los errores, de los cuales aprendemos y con esa lección, se supone, procuramos no cometer el mismo acto otra vez para ahorrarnos ese malestar temporal que nos ocasiona..

¿Se imaginan ser perfecto y saber todo? Yo no. No me puedo imaginar a mí misma sabiendo absolutamente todo y sin ningún defecto. Me parecería completamente aburrido. Sería más como una enciclopedia en lugar de una mujer; estructurada perfectamente y correcta en todo aspecto. Todos mis pensamientos serían calificados como correctos y sabría hacer todo. No se podría discutir un tema polémico porque ya tendría la respuesta correcta. Nadie me podría enseñar nada nuevo porque yo sabría todo. No podría experimentar todas las etapas de la vida porque sería madura completamente: algo totalmente inhumano porque nadie nunca llega a ser maduro en su plenitud. Por esto es que los errores son esenciales, nos ayudan a madurar porque nosotros no nacimos para ser perfectamente correctos. Parte del aprender de los errores, para poder llegar al ser correcto, es madurar. Al reflexionar de lo cometido podemos darnos cuenta del mal que hicimos y no sólo aprender de él pero también superar nuestro error al aprender a perdonarnos. Incorporamos esa lección de vida en nuestra forma de actuar y somos más cuidadosos la próxima vez que una situación similar se presenta. Si fuéramos maduros desde el primer día que llegamos al mundo, nada tendría sentido psicológicamente. No podríamos ser criaturas indefensas (bebés), dependientes de los demás para después poco a poco desarrollarnos solos. Con ayuda de nuestros seres queridos y nuestros errores llegamos a madurar con el pasar del tiempo, lo cual es bueno porque nos podrá beneficiar en un futuro, cuando sea necesario. Poco a poco uno va creciendo e incluyendo lo que uno aprende, todo a su vez, sino la vida se pasaría en cuestión de segundos, no tendríamos vivencias y en realidad lo que debe hacer uno es valorar cada una de las oportunidades y experiencias que presenta la vida.

Para terminar, la vida es un libro repleto de capítulos, no puedes juzgar a un libro habiendo leído solo una página que además no fue escrita de la mejor manera. A lo que me refiero es que la vida tiene demasiadas cosas que la conforman y que un error puede ser una de ellas, sin embargo, no te define. Una página de un libro escrita de manera mediocre, no hace que el libro sea automáticamente malo. Lo mismo aplica para ti, si te equivocaste en algo, una, dos o más veces no importa. Tus errores no te definen. Sin algún defecto uno no puede ser esencialmente bueno porque uno no se daría cuenta de sus errores como persona honesta y humilde y llegaría a ser monótono. Es como un libro: nadie llega a terminar un libro cuando todo sale bien, sin en ningún punto cambia la trama; no engancha a uno a seguir leyendo y no intriga al lector. Si en la vida no experimentas errores, morirías del aburrimiento. Algo admirable es reflexionar, demostrar que uno puede mejorar pues la imperfección es hermosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s