Alejandro

Alto, encorvado, de risa auténtica

Y ojos cansados

Rasgos árabes, dejo chileno

Era como una película, mostraba siempre la dicha que lo acompañaba, evadiendo y ocultando  el destino que le esperaba

De pelo blanco ondulado como una nube, nariz en forma de gota

No dejaba tiempo para el arrepentimiento, se mantenía

Digno de ser, ocultaba el dolor, se hacía un hueco en el corazón

Como cada mañana, en un dia de semana

Recorría las mismas calles de Santiago

Se dirigía con prisa a la Calle Monjitas,

878, para trabajar en su negocio, en realidad para disfrutar cada instante

Antes de empezar su trayecto tomaba un café negro, se bañaba,

Cambiaba y peinaba con tremenda paciencia que le caracterizaba

Se acomodaba el cuello aficionadamente, logrando que siempre esté en su posición,

Ni más a la izquierda, ni menos a la derecha

Encaminándose hacia su faena, por las frías calles del centro,

Reflexionaba acerca de como le ira aquella jornada

Cielos despejados, cielos azulados

Lo distraen de esa misma apatía que solía visitar últimamente,

Ahora más frecuentemente

Llegaba, saludaba y entraba a su segundo hogar

El ñick de las llaves y el nock del portón

Anunciaban su llegada al pasaje,

En el que no había cliente alguno que no le respondiera el mensaje

Terminaba el día,noches frías,rígidas

Retorno a casa, sabía que tendría buena compañía

Pasaron los años, las cosas empeoraron

No estaba bien, no se sentia bien

Estoy bien solía decir, esbozando una sonrisa

Que con ella traia una brisa

de preocupación.

Nuevamente , iba al negocio

Ahora en busca de un poco de ocio

Y no habian tantos clientes, como para estar muy diligente

Por lo que mataba el tiempo bromeando con la gente

Se sentía bien,ya que se encontraba acompañado

De es chompa marrón que llevaba a todos lados

Y ese bastón en el que encontraba tanto apoyo,

Rememorando aquel sobrino tan desaparecido

Llegaba del trabajo dejaba el bastón,

Se quitaba la chompa y la dejaba apoyada en el sofá

Se dirigía por una taza de algo caliente para el corazón

La chompa de tonos cálidos, todavía recostada sobre aquel sofá

Y el bastón, en la misma esquina del comedor

Todo permanece igual, nada peculiar

Lo unico que faltaba era esa singular e autentica alma en paz

Que habitaba en ese lugar

Melancolía egoísta,  también me invadía

Ya te extraño

Eres un encanto

Un encantador creador de memorias

Que siempre tenía por contar grandes historias

Ya es domingo, hace frío

Ya distingo que no hay porque apresurar,

Ya no es día para trabajar

Permanece en paz, ya que desalojado estas

Único, empático,y apresurado

Alejandro.

-Mariana Chehade

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s