Lo que el colegio no te cuenta sobre los desórdenes alimenticios

Los desórdenes alimenticios como la anorexia y la bulimia han sido parte constante de la sociedad y se pueden encontrar indicios de ellas que remontan a miles de años atrás. Sin embargo hasta hace poco eran considerados tabúes en la mayoría de las sociedades. Con la llegada del siglo 21 también llegó una nueva época de cambios con respecto a la manera en la que tratamos estos temas y se empezó una conversación que solo se vuelve más fuerte cada día. Entonces ¿qué estamos esperando para traer esa conversación a nuestras comunidades?


¿Qué son los desórdenes alimenticios?

Los desórdenes alimenticios no son nada fuera de lo común y todos creemos saber muy bien de qué se tratan, pero la realidad es que estamos más desinformados de lo que creemos. Los dos desórdenes más comunes son la anorexia y la bulimia pero aunque todos creemos tener una idea clara de lo que estas son, hay muchas cosas que ignoramos y que son muy importantes.


Bulimia

La bulimia es un problema alimenticio que se caracteriza por una necesidad de consumir gran cantidad de comida, en un corto tiempo. Esto resulta en un gran sentimiento de culpa que lleva a la persona a realizar ciertos métodos para así evitar ganar peso, tal como el vómito, laxantes, diuréticos, enemas y ejercicio físico desproporcioinado. Además de poder ir varios días sin comer para compensar.

La bulimia nerviosa es una de las enfermedades alimenticias más comunes en adolescentes entre los 12 y 18 años, segundo sólo a la anorexia. El gran problema con la bulimia es que hay muchos espectros de esta y no siempre se manifiesta de la manera que todos conocemos como bulimia (la ingesta de alimentos y luego el vómito forzado). Muchas veces la bulimia empieza con grandes aumentos y pérdidas de peso desproporcionadas. El sujeto empieza a crear una adición a la comida y al perder y subir de peso, concentrándose mucho en su propio aspecto físico y muchas veces haciendo dietas seguidas por grandes atracones de comida y exceso de ejercicio. Episodios de atracones de comida desproporcionados seguidos por días de restricción intensa son muy comunes y muchas veces reemplazan a el vómito.

Uno de los grandes problemas que presenta la bulimia, sobre todo en círculos sociales en los que todas las chicas están bastante preocupadas por su figura y las dietas y se hacen comentarios con respecto a la figura propia y de otros son tan comunes, es que muchas veces pasa desapercibida. Comportamientos ligados fuertemente al desarrollo de una enfermedad (el estrés constante sobre la figura, el deseo casi obsesivo de bajar de peso, las dietas extremas, el comer en descontrol, etc) son considerados normales y hasta admirados. La bulimia es muchas veces ligada a una baja autoestima y muchas veces viene acompañada de depresión o episodios de aislamiento social o episodios depresivos, cosas que lamentablemente vemos a seguido en situaciones como en el colegio, pero no conectamos con bulimia. La falta de información con respecto a lo que estos comportamientos significan en realidad ayudan a que estos se mantengan y se vuelven incluso más fuertes.

Anorexia

La anorexia se caracteriza por querer mantener el peso por debajo del valor normal, porque tienen una percepción distorsionada que hace a la persona verse más gorda de lo que es, aunque su peso sea menor que el recomendado, y porque hay un miedo a subir de peso, aunque se siga adelgazando

Usualmente las personas sufriendo de anorexia desconocen esta y la suelen negar. Es por esto que es importante diagnosticarla lo antes posible, viendo si es que hay signos de alarma ya que la anorexia puede llevar a consecuencias severas, incluso a la muerte.

La anorexia es el desorden alimenticio más común. A diferencia de la bulimia, este es más fácil de identificar ya que la persona que está pasando por esto poco a poco deja de comer y se le puede ver mucho más decaída, con falta de energía y mucho más delgada rápidamente. Así como la bulimia, esto está ligado muy fuertemente a problemas de autoestima, presión social para verse bien y problemas familiares, en niñas adolescentes muchas veces con la mamá. La persona se siente perdida, frustrada y muchas veces siente un alivio al poder controlar la comida. Busca el sentimiento de control que muchas veces le falta en otros aspectos de su vida al no comer.

El problema más recurrente con la anorexia es que, al igual que la bulimia, el no comer es un comportamiento que se admira en círculos sociales como los que se encuentran en el colegio. Las chicas muchas veces admiran a las chicas que son capaces de no comer y esto hace que la persona que esté lidiando con esto se sienta incluso mejor por lograr lo su “meta”. Al no tener información sobre los indicios de que alguien podría estar cayendo en esto muchas veces gente que está lidiando con estas cosas sufren por ellas en silencio y el querer ayudar se hace incluso más difícil.

Los desórdenes alimenticios, aunque muchas veces lo olvidemos, son problemas psicológicos que se pueden prevenir. Es necesario mantener una conversación abierta sobre estos temas y sobre los extremos a los que esto nos puede llevar, sin evadir, sin floreo. La información es un factor clave en la prevención. Al mantenernos informadas desde temprana edad sobre estos temas de una forma más específica tendremos la posibilidad de identificar síntomas propios y en otros, ayudando a detener posibles problemas más adelante.

¿Qué podría hacer el colegio para ayudar?

Si el colegio mantuviera charlas sobre cómo se desarrollan estas enfermedades, sobre las formas en las que muchas veces nosotras mismas las fomentamos y sobre cómo podemos prevenirlas, muchos casos podrían ser descubiertos y prevenirlos antes de que se vuelvan problemas mayores. Al afrontar estos problemas de una manera abierta y directa, sin evadir conversaciones incómodas y tratándolo como el problema común que esto es se podrían prevenir muchos casos futuros y ayudar a chicas que podrían estar desarrollando estos problemas de una forma inadvertida. El colegio ofrece charlas opcionales a los padres sobre estos temas, pero muy infrecuentemente a alumnas. Si implementamos charlas sobre estos temas a la currícula del colegio como parte de la clase de OBE o PSE y lo volviéramos un tema común en las clases desde muy temprano se podría hacer un progreso real.

En mi opinión el colegio siempre ha hecho un buen trabajo manteniendo un ambiente seguro para poder hablar sobre temas que nos preocupan e interesan y no veo porque ese no podría ser el caso con este tema también. El tener que escribir este artículo y la investigación que tuve que hacer me hizo ver un aspecto mucho más grande a lo que son los desórdenes alimenticios y me abrió los ojos a muchas cosas que yo consideraba parte de mi día a día. Si pudiéramos darle esta información a las chicas antes de que estos problemas se puedan volver parte de su vida, podríamos guiarlas en una dirección más segura por gente a la que le tienen confianza y la que está calificada para ayudar. Podríamos empezar conversaciones en nuestras casas también y así poco a poco romper el tabú que hay alrededor de estos temas y no solo poder prevenir pero ayudar a chicas que podrían estar lidiando con estos problemas.

Featured Image: Aitana García-Egea

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s